Pizza de portobellos, gorgonzola y pollo

Ingredientes (2P):

  • 250 gr de harina
  • 230 ml de agua
  • 10 gr de aceite de oliva
  • 7 gr de levadura fresca
  • 1 cebolleta grande
  • 100 gr de tomate natural triturado
  • 175 gr champiñones portobello
  • 10 bolitas de pollo
  • Mozzarella
  • Gorgonzola
  • Queso rallado

Preparación.

Vamos a empezar por la masa ya que tiene que reposar alrededor de 45 minutos.

Vamos a mezclar la harina con el agua, un buen pellizco de sal y el aceite, hasta que quede homogéneo. Después añadimos la levadura y amasamos unos 5 minutos hasta que se integre por completo.

Dejamos la masa en un bol tapado en el horno a 31ºC 45 minutos.

Mientras vamos a hacer el tomate casero. En una sartén doramos 1/2 cebolla y añadimos el tomate. Lo probamos y añadimos sal y azúcar si lo necesita. Dejaremos que se cocine unos 15 minutos.

En otra sartén vamos a dorar el resto de la cebolla picada y añadiremos los champiñones cortados en laminas gruesas. Salpimentamos y cocinamos hasta que casi estén blandos del todo, unos 10 minutos. Yo los cocino con tapa para que no se evapore todo el agua que sueltan.

Una vez tenemos la masa fermentada, la aplastamos contra la encimera enharinada y la estiramos. Podemos cogerla con los puños e ir estirándola al aire, aunque no hace falta soltarla, para conseguir un poco de borde.

Untamos la masa con el tomate, repartimos los champiñones por encima, tapamos con las lonchas de mozzarella, ponemos pedacitos de gorgonzola al gusto, ponemos las bolas de pollo y rematamos con algo de queso rallado que tengamos por casa.

Metemos al horno precalentado con ventilador a 240ºC 12 minutos.

Yo dejo la bandeja dentro del horno mientras se calienta para que la base quede mas crujiente.

Sacamos del horno y esperamos a que se enfríe lo suficiente para no quemarnos y a disfrutar!